domingo, 20 de marzo de 2011

María Enciso


En el día de la poesía recordemos a María Enciso, almeriense, maestra, escritora, periodista y política republicana





“Tú me dueles España. Y este dolor profundo,
lleva tu clara huella, perfecta, definida.
Clavada está mi planta en tu arenosa orilla,
y mis manos se abren sobre tu tierra áspera,
y mi sangre en tu sangre, diluye su agonía,
y estoy en carne viva sobre tu cruz tendida.”


María Dolores Pérez Enciso , nace en Almería el 31 de marzo de 1908. A los quince años comienza a estudiar magisterio en la Escuela Normal de Almería, finalizando la carrera en Barcelona en 1927.

En Barcelona frecuenta la tertulia de la Residencia de Estudiantes de Ríos Rosas, donde conoce a Gabriela Mistral.
Comprometida con los problemas de su tiempo, durante la República se afilia al Partido Comunista y en la guerra civil ejerce como delegada de la República supervisando los acogimientos de niños españoles en Bélgica.

Al ser invadida Bélgica por los nazis, se traslada a Francia y de aquí a Inglaterra para posteriormente exiliarse a América, donde trabaja como redactora de distintas publicaciones colombianas: el semanario “Sábado” , “El Tiempo” y “la Revista de las Indias”. En Cuba, reside unos meses y trabaja en el “Diario de la Marina”. Se va a vivir a México y de nuevo comienza su trabajo literario compaginándolo con trabajos de periodismo «rosa», la revista popular "Paquita del Jueves". También colabora con el revolucionario "El Nacional", en el suplemento semanal
María Enciso fallece en esta ciudad a los 41 años, tras una operación de apendicitis.


Entre sus obras destacan: “Treinta estampas de la guerra” (1941), “Cristal de las horas” (1942) libro que dedica a su madre, “ De mar a mar” (1946) y “Raíz al viento” (1947). El pasado año, con motivo de su centenario, se ha estrenado el musical La silueta del tiempo, sobre María Enciso y los valores de la democracia, compuesto por Francisco Javier López Rodríguez.


Dolores vivió su exilio siempre con la nostalgia por su país, por su madre que quedó sola en Almería. Nostalgia que se siente al leer



¿Por quién doblará,

mientras se oye a lo lejos

la voz del mar?

De cal y agua

más blanca todavía

yo te soñaba

Al aire la vela blanca,

lejos la caliente arena,

una noche en alta mar

en un barquito de vela

Pa cantar el fandanguillo

que dé pena y alegría,

es preciso haber nacío

en un barrio de Almería

Tengo una manuela nueva

con cuatro jacas castañas

y el novio más salaíllo

que calienta el sol de España.

¡Almeriense y morenillo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noche de San Juan

Noche de San Juan
Ilusiones compartidas